VOIP con redes 5G: ¿el futuro?

Si nos asomamos a una tienda de telefonía o vemos los anuncios de las operadoras parece que las redes con tecnología 5G ya llevan un tiempo en funcionamiento, ¿verdad? Pero, en realidad, no es así. Aunque en algunos modelos de teléfonos móviles se vea el icono del 5G, estos no se conectan todavía a este tipo de redes. 

Las que se han utilizado hasta ahora son una evolución de las 4G, que solo aportan más velocidad de datos del lado del usuario. Entonces, ¿cuándo llegan las redes 5G reales? Pues cuando terminen las pruebas piloto de estos sistemas: en 2022, para empezar a crecer hasta 2025. Y por sus características, el 5G para VoIP será el salto definitivo para el mundo de las comunicaciones on cloud. 

Ventajas de VoIP con 5G

Las redes 5G aportan muchas ventajas a los sistemas de telefonía VoIP. La primera es la potencia necesaria para que este tipo de telefonía pueda despegar finalmente en las empresas. El 4G hizo que los usuarios particulares pudiesen empezar a hacer y recibir este tipo de llamadas. Pero el 5G dará al VoIP el impulso necesario para su uso a gran escala.

La velocidad de estas redes puede ser hasta 20 veces superior, lo que permitirá un mayor nivel de tráfico simultáneo. Todo ello sin que haya pérdida de calidad o de velocidad en la transmisión de datos, uno de los problemas de la telefonía VoIP con las redes 4G. Las llamadas no solo serán más fiables, sino que también permitirán escuchar la voz de quienes participan en ella con mayor claridad.

A veces, la elevada ocupación de las redes móviles hace que las llamadas sufran retardo. Este problema, que puede ser frecuente con el 4G, desaparecerá prácticamente con el 5G. Sobre todo, por la combinación entre velocidad y ancho de banda. Sin duda, a la vista de las mejoras, el 5G para VoIP va a suponer uno de los mayores impulsos para su mejora y adopción.

¿Cómo afectará el 5G a la tecnología VoIP en el futuro cercano?

Las redes 3G y 4G ofrecen ciertas barreras al uso de VoIP. Sobre todo la 3G, que por el ancho de banda que permite, y su velocidad limitada, hace muy complicadas las comunicaciones. 

Con el 4G hubo un gran avance en el campo de las llamadas VoIP entre particulares, y se redujo la latencia. Pero, para las empresas, todavía hay muchos límites. Y si hay poca cobertura, o las conversaciones son en áreas rurales -donde la cobertura suele ser inestable-, las limitaciones son más evidentes.

Con las redes anteriores al 5G, cada proveedor de red se encarga de asignar el ancho de banda de bajada y subida de datos que permite utilizar. Pero siempre es el mismo, no se puede variar. No importa el tráfico que va en cada dirección, y si en un momento dado hay mucho y se satura, la red deja de funcionar correctamente.

En cambio, con las redes 5G, los operadores podrán cambiar el ancho de banda para cada dirección según demanda. Es decir, que si en un momento dado hay mucho tráfico de bajada de datos, podrán cambiar el ancho de banda para adaptarlo a la demanda y aumentarlo, reduciendo el de subida. Así, las comunicaciones no sufrirán y seguirán siendo fiables. Por supuesto, estos cambios se pueden revertir en cualquier momento.

Todo esto lleva a que las redes 5G para VoIP le darán el espaldarazo definitivo a las comunicaciones on cloud. Con ellas, los sistemas de telefonía IP no tendrán ningún problema para funcionar. Incluso en el caso de los sistemas de telefonía IP para empresas, como el sistema Cloudya de NFON, que con el 5G podrán soportar grandes cantidades de tráfico de datos de voz sin problemas de latencia, saturación o calidad. Así que, cuando llegue el 5G, ¡no dudes en adoptarlo para tu empresa y pasarte a la telefonía IP!

¿Conoces Cloudya?

Compártelo en: